27 de agosto de 2017

Ok. Pueden reírse

Aprovechando que hoy está de cumpleaños Roy Tavaré (el causante de que mi apodo sea Roy), les cuento estos pocos "minutos de fama" que tuve ayer.

Un breve chat en Twitter me causó mucha gracia y decidí compartirlo en Facebook. A la izquierda: admirador.  A la derecha: contactos.
Realmente la conversación continúa, pero no dice nada gracioso. Con su pregunta basta para reír un poco. Yo fui el primero en reírme.
Pero más risa me han causado los comentarios de mis contactos. ¡No perdonan!
No es la primera vez que un "admirador" deja de serlo y deja de seguirme al ver que yo no era Roy Tavaré.

Pero lo importante es que ¡se sienteeeee!

23 de junio de 2017

No era yo


Me dijiste que busque oficio.
Por ti hacía cualquier sacrificio.
¿Viste mil mensajes de madrugada?
No era yo... El alcohol se desahogaba.

Me dijiste que cuide lo que es mío.
Calenté tus fríos y llené tus vacíos.
¿Viste cien llamadas no deseadas?
No era yo... Mi corazón te gritaba.

Tal vez piensas que estoy triste.
Es difícil olvidar que me quisiste.
¿Viste mis ojos rojos de llorar?
No era yo... Mis lágrimas suelen escapar.

Tal vez piensas que muero.
¡Claro! Si no me quieres y yo te quiero.
¿Viste que alguien del puente saltaba?
No era yo... Mi vida sin ti no valía nada.



28 de mayo de 2017

Mi parte favorita

Adoro las piezas de tu rompecabezas,
donde tus zonas erógenas empiezan.
Mi parte favorita es la que te gusta,
por eso mi cuerpo a ti se ajusta.

Haré que mojes por un buen rato,
solo con mi lengua... un baño de gato.
La mejor parte es que no soy mago,
pero disfrutas todo lo que te hago.

El placer completo viene por partes,
la que vibra, penetra y chupa se reparten.
Mi parte favorita es cuando te liberas
y te doy más amor del que esperas.

Esa parte de mi cuerpo te amamanta
y llega profundo en tu garganta.
Lo disfruto y sé que tú lo sientes.
Por favor, ten cuidado con tus dientes.

Ambos nos estamos complaciendo,
en la cama te enseño y también aprendo.
Mi parte favorita nunca termina.
Empieza con tu eyaculación femenina.

25 de mayo de 2017

Remedio


Como el ají morrón,
subes mis defensas, corazón.
Eres como la moringa, 
me paras hasta la jeringa.

Como el té de tilo, 
luego "deee...", quedo tranquilo.
Como el ajo y la avena,
bajando mi colesterol eres buena.

Como al bicarbonato,
te necesito a cada rato.
Eres como la miel de abeja,
quien te prueba no te deja.

Como el perejil y la remolacha,
mejoras mi circulación si te agachas.
Me curas arriba, abajo y en el medio.
¿Ves? Sirves hasta para remedio.