24 de noviembre de 2016

¿Y qué hago yo?


Tenerte y no tenerte, es un problema.
¿Y qué hago yo con tantos poemas?
Antes vivía en orden y ahora en desmanes.
¿Y qué hago yo con tantos planes?

No me divierto ni jugando Nintendo.
¿Y qué hago yo con las ganas que te tengo?
Confiando en mi memoria siempre pierdo.
¿Y qué hago yo con tus recuerdos?

Te sembré claveles y nacieron margaritas.
¿Y qué hago yo con tus canciones favoritas?
Mi cama sin ti no tiene sentido.
¿Y qué hago yo con este esperma contenido?

Quiero sexo solamente contigo.
¿Y qué hago yo con tantos preservativos?
Si mis suspiros inhalaban tu esencia.
¿Y qué hago yo con tu ausencia?

21 de noviembre de 2016

Maravillosa tragedia


Parece mucho más fácil
pensar antes de hablar.
Apostar a ser gracioso
y en ridículo quedar.

Gente que despeja toda duda
de materia gris faltante.
Detrás de un arma,
un micrófono o un volante.

Hasta con la boca cerrada
hay gente peligrosa,
Como una licenciada en comunicación,
rubia y hermosa.

No hay duda, 
debe ser una bendecida.
Solo una de ellas 
dice esas cosas en la vida.

Esta hija predilecta de dios,
siempre en victoria, 
seguro se fijó 
en los exámenes de oratoria.

 ¡Tanta gente bien preparada!
Pero si no afloja, no consigue nada.
Rápido que suben las que pagan un ascensor.
Y más rápido las veo equivocarse en el televisor.

Nunca pensé que algo tan serio
fuese casi una comedia.
Cuando alguien agradece
por una maravillosa tragedia.

31 de octubre de 2016

Perfecta


La perfección no existe según los sabios,
lo dicen pues no han probado tus labios.
Para mi eres más que perfecta,
me delata mi carne erecta.

Camino sobre el agua al ver tus ojos,
mi ego se arrodilla ante tus antojos.
No hay necesidad de compararte,
de pies a cabeza eres una obra de arte.

Si acaricio tu pelo siento que vuelo,
contigo mis pies no tocan el suelo.
Cuando me aferro a tus caderas,
me llevas al cielo sin escaleras.

No hay problema en la edad o la distancia,
a lo que nos aleja le resto importancia.
¿Qué puede saber un hombre de perfección,
si no conjuga tus encantos en una sola oración?

Desde siempre tu admirador me he declarado,
esperando la oportunidad de estar a tu lado.
Con tus años juveniles eres una mujer completa.
Y les grito a todos que para mi eres perfecta.

16 de agosto de 2016

Te extraño, pero...


Cuando te conocí dije que serías para mi,
lamentablemente en 5 años te perdí.
Extraño oírte cantar en inglés,
no sabía si lo hacías al derecho o al revés.

Fui feliz cuando me perdí en tus ojos
y desde ese día complací tus antojos.
Extraño tus fantasías, 
porque también eran las mías.

Como tus parejas te olvidaban cada año,
nos casamos el día de tu cumpleaños.
Extraño tu felicidad en nuestra boda tan compleja,
donde invitamos hasta nuestras exparejas.

Recuerdo los lunares en tu nariz,
tu mirada y tu sonrisa me hacían feliz.
Extraño tu sentido del humor y esa proeza;
hasta con calor, arroparte de pies a cabeza.

Creí que siempre serías mi esposa,
pero lo creído y lo vivido no es la misma cosa.
Extraño tu frase: "todo es un proceso".
Cinco años después, es que entiendo eso.

Recuerdo tu obsesión por el gimnasio,
la que no compartía aunque fuese despacio.
Extraño tus manos sudadas,
luchando entre ser fuertes o delicadas.

Fuimos bellas personas que nos amamos,
y luego de un tiempo juntos, no funcionamos.
Te extraño, pero no quiero que regreses,
sigue disfrutando de aquello que mereces.