16 de agosto de 2016

Te extraño, pero...


Cuando te conocí dije que serías para mi,
lamentablemente en 5 años te perdí.
Extraño oírte cantar en inglés,
no sabía si lo hacías al derecho o al revés.

Fui feliz cuando me perdí en tus ojos
y desde ese día complací tus antojos.
Extraño tus fantasías, 
porque también eran las mías.

Como tus parejas te olvidaban cada año,
nos casamos el día de tu cumpleaños.
Extraño tu felicidad en nuestra boda tan compleja,
donde invitamos hasta nuestras exparejas.

Recuerdo los lunares en tu nariz,
tu mirada y tu sonrisa me hacían feliz.
Extraño tu sentido del humor y esa proeza;
hasta con calor, arroparte de pies a cabeza.

Creí que siempre serías mi esposa,
pero lo creído y lo vivido no es la misma cosa.
Extraño tu frase: "todo es un proceso".
Cinco años después, es que entiendo eso.

Recuerdo tu obsesión por el gimnasio,
la que no compartía aunque fuese despacio.
Extraño tus manos sudadas,
luchando entre ser fuertes o delicadas.

Fuimos bellas personas que nos amamos,
y luego de un tiempo juntos, no funcionamos.
Te extraño, pero no quiero que regreses.
sigue disfrutando de aquello que mereces.


3 de agosto de 2016

¿Sabes?


¿Sabes cuántos poemas eran para ti?
¿Y las oportunidades que perdí?
¿Sabes las veces que en seco debí tragar?
¿Y las que pude tu relación sabotear?

No creo que puedas responderme,
pues miraste y no llegaste a verme.
A mi valor le pusiste un precio,
mientras salpicabas menosprecio.

¿Sabes cuántas veces me ignoraste?
¿Y los vacíos de amor que creaste?
¿Sabes cuánto veneraba tu falda?
¿Y las veces que me diste la espalda?

Dudo que sepas cuánto te quise,
si tu silencio y tu voz se contradicen.
Un día era yo tu mejor confidente
y el otro como si no estuviese presente.

¿Sabes cómo mataste mi pasión?
¿Y cómo tiraste mi amor al zafacón?
¿Sabes que ya no importa lo que te escriba?
Pues al igual que tú, continuaré con mi vida.

24 de julio de 2016

Me gusta

Me gusta la mujer sin maquillaje,
que su piel sea su único traje.
Saber que en la mañana va a despertar
la misma mujer que logré conquistar.

Me gusta la mujer que no necesite perfume,
que huela a ella y sobre todo, que no fume.
Para cada persona la belleza es relativa,
se puede ser feliz sin tenerlo todo en la vida.

Me gusta la mujer segura de si misma,
con sus pies en la tierra y con carisma.
Que no confunda humildad con sus defectos,
ni cargue con su pasado como un tormento.

Me gusta la mujer que sabe lo que quiere,
la que de sus errores, experiencia adquiere.
Que sin querer cambiarme, me ayude a mejorar
y que en las buenas y en las malas me va a apoyar.

Me gusta la mujer que no vive de apariencias,
que se acepta como es y mantiene su esencia.
Que sea abierta en cuerpo, alma y mente.
Así es que me gusta la mujer. ¡Definitivamente!

6 de julio de 2016

Tal vez


Yo con Bunbury, tú con Sabina,
nuestro amor brotaba en cada esquina.
Mis libras demás y tu baja estatura
no eran problema al amarnos con locura.

La diferencia de edad no fue dilema,
lo nuestro florecía sin problema.
Tal vez nos criticó mucho la gente,
pero a José José le funcionó el 40 y 20.

Entre tus reclamos y mis excusas,
algo cambió y dejaste de ser mi musa.
Tal vez contigo mi cama seguía vacía,
no vibrabas conmigo ni con baterías.

El tesoro que hallamos en la mina
perdió valor y se volvió rutina.
Tal vez no era nuestro destino estar juntos
y el amor quedó sin tino, frío como un difunto.

Ni mis poemas ni tus escritores,
pudieron salvar nuestros amores.
Tal vez la vida nos de otra oportunidad
y aquel amor de nuevo se haga realidad.