10 de febrero de 2016

Tan fácil que es enamorarme


Tan fácil que es enamorarme, 
que me hagan caso es otra cosa.
En pareja quiero encadenarme,
porque mi soledad ya rebosa.

Tan fácil que es enamorarme,
pero nunca pego una.
Nueve de diez van a rechazarme,
creo que no me quiere ninguna.

Tan fácil que es enamorarme,
otra cosa es que me hagan caso.
Yo busco amor, besos y caricias,
solo me dan de pésame un abrazo.

Tan fácil que es enamorarme,
pero todas me dan la espalda.
Parece que solo voy a quedarme.
¡Yo que soy loco con las faldas!

Tan fácil que es enamorarme.
¡Y lo que me gusta tener pareja!
Apenas llego a acostumbrarme,
cuando están conmigo... me dejan.

22 de enero de 2016

Turismo interno


Quiero dormir entre tus piernas
y hacer turismo interno.
Como un oso en el invierno.

Acampar entre tus senos
y escalarte como a una roca.
Agarrado con mis manos y mi boca.

Porque mi lengua eriza tu piel,
me buscas porque eso extrañas.
Como el frío de la montaña.

Nadando hasta el cansancio,
en tus fluidos practicaré buceo.
Hasta caer en brazos de Morfeo.

Huiré del frío de la noche
y encenderé el fuego en tu cueva.
Amándote mientras te muevas.

Quiero conocer todo tu cuerpo,
pasear del cielo al infierno.
Y en él hacer turismo interno.

17 de enero de 2016

Yo también, yo tampoco


Como a la más bella genio de la botella, yo te invoco.
Si me buscas, yo también.
Si no me buscas, yo tampoco.

Aunque en el más alto pedestal yo te coloco.
Si esperas por mi, yo también.
Si no esperas por mi, yo tampoco.

Es tanto lo que siento por ti, que amor es poco.
Si me aceptas, yo también.
Si no me me aceptas, yo tampoco.

Siento tantas cosas por ti y no se lo que te provoco.
Si me quieres, yo también.
Si no me quieres, yo tampoco.

Tanto nadar para morir en la orilla


Tanto nadar para morir en la orilla,
ahora que te vas el sol ya no brilla.
¿Cómo voy a darte mi mejor sonrisa?
Si entraste lento a mi vida y sales de prisa.

No quiero más verdad que la que me dabas,
quise darte todo aunque no lo esperabas.
No es desinterés mi respeto a tu silencio,
la confianza que me diste no tiene precio.

La libertad que tuviste de acercarte,
es la misma que tienes de alejarte.
Es algo que siempre voy a respetar,
aunque así a tu lado no voy a estar.

No sabes cuánto lamento que no haya funcionado
cualquier cosa entre nosotros, sin haber empezado.
Estoy donde me dejaste, de brazos cruzados.
Ni en tu presente, ni en tu futuro, ni en tu pasado.

Comprendo que no me quieres a tu lado,
ya se que en el amor nada es obligado.
Tanto nadar para morir en la orilla,
lo que pudo ser un sueño es una pesadilla.